Personas inapropiadas, formas inapropiadas

10/09/2017

Personas inapropiadas, formas inapropiadas

Predicador:
Passage: Lucas 7:36-50, Lucas 7:34, Mateo 28:19-20
Tipo De Servicio:

En Lucas 7:34, vemos que los fariseos veían a Jesús como un comilón, bebedor y amigo de pecadores, su reputación no era buena.

¿Cuál es el propósito de la iglesia de hoy? Es el de ir y hacer discípulos (Mateo 28:19-20). ¿Existe un lugar apropiado o una forma apropiada para llevar a cabo este propósito? - vemos cómo personas son salvas y reciben a Cristo en centros de drogadictos, en cárceles.

En el pasaje de hoy vemos que una mujer pecadora (inapropiada) limpia los pies de Jesús con sus lágrimas, los seca con sus cabellos y unge con perfume. El pensamiento de Simón, el fariseo y quizás de todos los que estaban allí juzgar a Jesús por permitir que esta mujer inapropiada lo tocara e hiciera todo esto. Vemos a Jesús, a quien sólo le importaba el sacrificio de amor que esta mujer hacía  al recibir el perdón de sus pecados (dando su sacrificio lo mejor que podía). En Lucas 7:44 Jesús le dice a Simón que es él quien no le ha recibido adecuadamente, a diferencia de esta mujer, que le ha recibido con amor de todo corazón. Lucas 7:47 nos dice que sus muchos pecados le son perdonados porque amó mucho. Podemos ver, que no se trata de ¿cuántas veces hemos pecado?, sino si "recibimos el perdón de Dios", así como la mujer lo recibe y demuestra su amor a Jesús. ¿Recibimos el perdón de Dios? ó decimos, juzgando  "No he pecado como aquél, ó no soy como ellos". Es perdonado más, simplemente el que recibe el perdón de Dios.

¿Quiénes somos nosotros para juzgar a quiénes Él ha comprado con su sangre? - Si el Señor recibió a esta mujer cuanto más nosotros deberíamos aceptarlo.

¿Juzgamos a las personas por su pasado o vemos la transformación de Dios hacia esa persona? Dios ve a esta personas de la forma cómo les ha perdonado. Nosotros deberíamos tener el corazón de Dios hacia estas personas. Según el propósito de la iglesia, nosotros debemos hacer discípulos con la personalidad que tengan, tal y como son, así como Dios nos acepta tal y como somos.Debemos tener ese mismo amor hacia los demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *