Padre e hijo – El sacrificio de Isaac

07/04/2019

Padre e hijo – El sacrificio de Isaac

Predicador:
Passage: Génesis 22:1-24, Hebreos 11:17-19
Tipo De Servicio:

De esta historia veremos varios puntos relevantes por lo cuales Dios le pide a Abraham sacrificar a su hijo Isaac:

1. Diferenciarse a Él mismo de todos los otros dioses de la antigüedad - nos sorprende que Dios pidiera que sacrificara a Isaac, pero más sorprendente es que Dios detuviste el sacrificio; en la antigüedad era normal el sacrificio de niños a otros dioses. Con esto Dios declara que es diferente a otros dioses y no requiere el sacrificio humano.   

Holocausto - ofrenda que es quemada viva, desollada, se esperaba a que se desangrara, se dividía en cuatro partes, y luego del sacrificio había que quemarlo.

2. Demostrar la fidelidad de Abraham -  En el pasaje vemos que a tres días de camino estaba el lugar donde Abraham debía realizar el sacrificio de su hijo. Se levantó muy temprano, no le pregunta, ni cuestiona a Dios en ¿Por  qué?;  Solo obedece.  Abraham sabía que su hijo y todo lo que tenía le pertenecía a Dios y tenía fe y creía a Dios. Tenía fe que Isaac viviría. (Hebreos 11:17-19). Abraham creía firmemente que Isaac vivirá que sería resucitado de entre los muertos

3. Demostrar que Isaac no estaba calificado para ser el sacrificio - Dios no requería de este sacrificio, dado que Isaac no era digno, pues continuaba siendo un ser humano y tenía dentro de su cuerpo el pecado de Adan. Aún los animales por naturaleza no son pecadores; estaban más calificados para el sacrificio, que solamente sería por un período determinado, pues su sangre cubría el pecado temporalmente (solamente cubría el pecado no podía borrarlo o eliminarlo).

Ese sacrificio vendría a través de la sangre pura, inocente, limpia y libre de pecado y también humana (a través de Jesucristo). Este es el único y último sacrificio que borra y limpia el pecado de la humanidad para siempre. (Liberó en el templo todos los animales que iban a ser sacrificados pues Él sería quien moriría ya los animales no serían requeridos). Dios únicamente aceptaría un sacrificio perfecto y sin pecado.

4. Para declarar que Él mismo proveería el sacrificio final en Cristo - Dios daría el sacrificio a través de su hijo. Dios cumplió con el sacrificio. Jesús sufrió gran tortura y dolor. Murió en la cruz por nosotros, para salvarnos de nuestros pecados. Dios no dejó que Isaac muriese a pesar que lo merecía por ser pecador y Jesús, perfecto, sin pecado murió en su lugar y en nuestro lugar. Todos somos pecadores y merecemos morir, pero Jesús murió por nosotros en nuestro lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *