Transición, milagro y multiplicación

Transición, milagro y multiplicación /Transition, Miracle and multiplication
(Lucas 9:10-17)

 

¿Cómo se sienten ustedes en transición?Muchos sienten ansiedad, inseguridad, malestar, expectativas. La diferencia está en si estamos preparados para la transición o si esta nos toma por sorpresa, tal y como nos sucedió con la pandemia de COVID-19. Pero también hay momentos en nuestra vida donde las transiciones son positivas y requieren que hagamos cambios totales en nuestra vida y al mismo tiempo es una transformación maravillosa.


En Lucas 9:10 vemos a los discípulos que vuelven de la misión a la que Jesús los había enviado, donde realizan milagros y echan fuera demonios. Jesús los lleva fuera a un lugar aparte, a un tiempo a solas para descansar. Ese era el plan, pero en realidad se transformó en un punto transicional pues cuando la gente lo supo lo siguió. (Una multitud aproximada de 25,000 personas).
En ese momento Jesús no les dijo “lo siento no puedo atenderlos porque es el tiempo con mis discípulos” , más bien el versículo 11 nos dice “Y él les recibió..” El estaba allí para satisfacer las necesidades de las personas. Por el contrario, en el versículo 12 vemos que los discípulos le dijeron a Jesús que despidiera a la gente porque ya atardecía . Quizás lo hicieron porque estaban exhaustos; además que no estaban manejando la transición de forma correcta.


Veremos que necesitamos para transicionar correctamente:

1. Madurez – los discípulos pensaron que la transición sería ir a descansar después de haber estado tan ocupados. Ellos no entendían que aunque no estuviesen listos para ministrar, que aunque estuviesen cansados, tenían a Jesús con ellos, quien estaba para darles fuerza. Jesús desea que cuando tengamos que pasar una transición sepamos que el esta presente y quiere que dependamos de El.
El otro lado de la transición era un Milagro. A veces no nos damos cuenta que al otro lado de la transición esta el milagro del cambio, del fin del dolor, de la frustración, del cansancio. Es también la oportunidad de compartir el evangelio con un vecino, la apertura de corazón de un hijo.
Los discípulos no habían podido entender que ellos tenían allí a Jesús y que su misión era poder atender y ministrar a estas personas.
Muchas veces nosotros preferimos estar con las personas con las que me siento cómodo, quizás con otros cristianos y nos perdemos de ministrar a otros. Debemos poder tomar esas transiciones pues Dios nos ha invitado a compartir las buenas nuevas.
Requiere madurez, una disposición de poder hacer algo a pesar de nuestra incomodidad

2. Memoria – En el versículo 13, Jesús les dice a sus discípulos que les den algo de comer a estas personas y ellos responden “no tenemos mas que 5 panes y 2 pescados”. Con frecuencia olvidamos, como los discípulos, lo que acababa de suceder: que estaban con Jesús cuando calmo la tormenta, cuando sano a la mujer del flujo de sangre y cuando resucitó a la hija de Jairo. No solo habían visto a Jesús hacer milagros, sino que ellos mismos habían sido enviados con autoridad, habían echado fuera demonios, hecho milagros y predicado buenas nuevas.
Que tan fácil habían olvidado todos los milagros que hicieron. Ellos estaban enfocados en sus limitaciones, en lo que no tenían.
En estos tiempos con todo lo que está sucediendo nos preocupamos y no nos damos cuenta que Dios está presente. Muchas cosas cambian, pero no cambia el hecho que Dios está con nosotros y su poder no ha cambiado y es el mismo ayer, hoy y por los siglos. El es todopoderoso.
El puede proveer mis necesidades, cuidarme, abrir puertas que ningún hombre puede cerrar. Dios está en el control de todas las cosas. En estos momentos nada parece estable, pero Dios es estable y el va a cuidarnos.
En la transición debemos recordar lo que Dios ha hecho en nuestras vidas.

3. Movimiento – Jesús quería trabajar a través de los discípulos para que ese milagro se diera y les pide que agrupen a las personas. Ellos, solos, no pudieron hacer esto porque no tenían memoria, no tenían fe, estaban cansados; pero Jesús igual empieza a activarlos a hacer, a participar. El quería que ellos se pusieran en movimiento y ¿qué sucede? Jesús realiza el Milagro de alimentar 5,000 personas con tan solo 5 panes y 2 pescados.
Cuando estamos en una transición nos sentimos incómodos y no queremos hacer nada, nos paralizamos.
Dios nos dice que tenemos que movernos del otro lado de la transición porque allí nos espera el milagro, lo que tiene preparado para nosotros.

Dios nos está llamando para que a pesar de la incomodidad y las dificultades nos movamos a través de esa transición.


¿Qué me está llamando Dios a hacer? Quizás a conectarme más con amigos que no conocen a Jesús, quizás conectarnos más y estar juntos en comunidad. Necesitamos conectar y estar en comunidad, Dios nos ha llamado a esto.

¿Cuál es La transición? Un negocio? Dios hará un milagro, pero debo moverme a través de esa transición.

Próximos Eventos

Últimos Mensajes

Síguenos en Instagram…